sábado, 27 de julio de 2013

Sembrando junto a todas las aguas

32:20 Dichosos vosotros los que sembráis junto a todas las aguas, y dejáis libres al buey y al asno. El buey en la biblia es tipo del siervo de Dios que trabaja predicando el evangelio. El asno es tipo de una persona sin Cristo. El pasaje nos enseña lo dichosos que son aquellos que predican el evangelio de salvación, que siembran la palabra de vida en las almas de los hombres, sin poner a trabajar al pastor en esa labor y sin ponerle carga a aquellos sin Cristo. Pensamos que solo el pastor debe predicar el evangelio y es el único que tiene esa responsabilidad, pero Dios nos manda a predicar el evangelio a toda criatura, todo creyente es embajador, no solo el pastor. Además cuando predicamos a la gente de Cristo, pensamos que no basta con solo darles el evangelio sino que también le ponernos cargas, como por ejemplo: “tienes que hacer tal cosa…”, “debes asistir a tal iglesia”, “tienes que dejar tal pecado” y le ponernos una cantidad de cargas y no vemos la obra de Idos en sus vidas.La biblia nos dice “los que sembráis junto a todas las aguas” y nos recuerda que el agua es indispensable para una buena siembra. Lo interesante de esta frase es que dice “todas las aguas” pues la biblia habla de las aguas, refiriéndose a lo obvio, pero además podemos aprender que las muchas aguas son las multitudes, las naciones y además a la obra del Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada